Taller de Pintura para Adultos - 2017-


¡¡Reserva tu lugar!!
Para todas aquellas personas que desean descubrir y liberar su potencial artístico, este es su taller!
No te escondas más y ven a probarte a ti mism@,
en un ambiente descontracturado y una dinámica de curiosidad permantente.

Conéctate con esta forma de pintar a través de los sentidos,
siente la pintura y conoce un poco más cuáles son tus intereses,
cuáles son las imágenes que están deseando venir al mundo.

Escribeme y te llamo así coordinamos un encuentro personal
y ahi te cuento bien qué vamos a hacer en el taller...
¡así nos conocemos!

¡Abrazo grande!

:):):):)

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.

Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida - Parte IV - Crisis emocional




Parecía que la vida empezaba a soneírme como yo le sonreía a ella. Me estaban pasando cosas muy lindas y visualizaba muy de cerca lindos proyectos que estaban por realizarse. 

Pero a fin de año del 2014, pasé por una crisis emocional muy fuerte. Parecía que de a poco todo se iba acomodando, en el trabajo iba creciendo, logrando cierta estabilidad, mis clases en el taller y en la facultad iban a pausarse por un tiempo con el comienzo de las vacaciones pero lo más probable era que al año siguiente continuase con ello. Iba a ser cosa de un par de semanas, porque en febrero retomaba la colonia de verano con los chicos, hasta marzo que volvía todo a la normalidad. Había logrado mis mayores ingresos desde que vine a vivir a Buenos Aires y estaba súper feliz por ello!! Lo había logrado!! Y además trabajando de lo que me apasiona...

Exposición colectiva en Milan. Haedo. Obra colaborativa - Amor - Año 2014

Pero no sé porqué, de un día para otro, mi vida se desmoronó. Tuve una crisis fuerte con mi pareja y había que tomar decisiones fuertes: empezar de nuevo sola.

¡Qué injusto! Pensé. Si me estaba empezando a ir bien... ¿¿justo ahora tenia que ser??

El vaso desbordó y... entendí que tenía que aprender una lección. Así que tomé la decisión de irme a España, volver a mi casa, con mi familia y amigos. Si debía empezar sola de nuevo, aqui en Buenos Aires lo vi imposible... emocionalmente hablando. Ya había pasado por una ruptura sola... y no quería volver a pasar por eso. Necesitaba el arrope de la gente que me quiere. Y mucho. 

Me despedía de grandes amigos que hice acá en la Argentina, les doy gracias a todos por estar y por el arrope que me dieron!!

Volé.

Estuve 6 meses en Galicia, mi tierra natal. Y fueron los mejores de mi vida. Los más importantes, los que me enseñaron la primera lección que debía aprender: A quererme a mí misma, pero antes, debía conocerme.

Cambiar de País, supone cambiar ciertas cosas para poder integrarse. Yo cambié por completo para "adaptarme" pero no logré integrarme. Así que, de tan drástico cambio... me perdí. Perdí mi esencia, perdí el conocimiento de quien soy.

En Galicia vivo rodeada de Naturaleza. Es un paraíso natural y presumo de ello porque es así, es real. Me dediqué los 6 meses a hacer lo que quería, a tomar las riendas de mi vida. Me ayudó mucho el apoyo de mi familia y amigos, fundamental. Ese amor que me tienen fue la gasolina que estaba necesitando... volví a brillar.



(Puedes ver fotos en Instagram: http://www.instagram.com/ericatfresco/)

El mar!! <3 td="">


Amigas de la Facu celebrando mi cumple!! <3 td="">



Tan pronto aterricé, inicié una vida activa, comencé de nuevo a entrenar, a correr, a cuidar mi cuerpo de forma consciente. Cambié la dieta, volví a comer lo más natural posible, de la terriña misma, ¡cuánto echaba de menos eso! Caminé por el bosque, subí montañas, me adentré en los ríos más profundos, visité el mar... me reuní con mi gente, los besé, los abracé (apretujé!), disfruté de mis sobrinos, de mis hermanos, de mis padres, de mi abuela... de mi mejor amigo Polito, (que por aquel entonces se estaba recuperando de una larga enfermedad)  volví a enamorarme de todo lo rodea, volví a enamorarme de mí misma viéndome y sintiéndome tan tan feliz!!


Amigas de la facultad <3 td="">


Hermanos y sobrino 




Con mi sobri!!
Papa y Clau <3 td="">

Con mi mejor amigo Polito

Rios y montañas



Encontré trabajo temporal, volví a mi taller de arte (qué lindo volver a estar ahi!!!), me hicieron encargos de pintura, yo chocha perdida... me requerían, me necesitaban, me buscaban, cuidé de mis sobrinos, de mis hermanos, de mis padres, de mis hermanos y sorbinos perros... de mis amigos... me cuidé a mi misma!! Cuidé mi vida, mis elecciones, empecé a tomar decisiones de lo que quería para mi vida... empecé a ilustrar!! Me probé a mi misma y me sentí feliz!! Ya tenía planes para encarar mi vida en solitario y estaba en marcha!



Pude poner en marcha mis herramientas para vivir y sobrevivir. Me reencontré con los libros que tanto me ayudaron durante la carrera de Bellas Artes:











Con ello recuperé algunas pinturas que hacía en ese momento y recordé de forma más consciente porqué pintaba lo que pintaba, qué era lo que me gustaba y una vez allí, en la soledad de mi refugio, volví a pintar. Por puro placer... música, pinceles y baile. Como lo hacía antes.

Y descubrí (al fin!) que ese es mi camino, que eso es lo que quería hacer, lo que debía hacer!! Me volví a descubrir a mi misma, en acción, en el más puro enamoramiento que existe: hacer lo que te apasiona.



Acepté mis cicatrices, los srucos que dejaban las grietas y los utilicé para sanarme. Todo ello, a través de la pintura, la meditación, el ejercicio físico y el amor.

Me reencontré con mis sueños y se despertaron mis ganas de llevarlos a cabo. Y me sentí libre.

Pasó algo muy hermoso a finales de 2015, volví a unirme al que hoy, hace un año, se convirtió en mi marido. Y nos dimos una nueva oportunidad a la vida acá, en Buenos Aires... y a mi misma, de realizarme. 

Me alejé de mi pareja... pero en forma física. Todo desde la distancia se ve distinto. Aprecias más las cosas. Y esta distancia me ayudó a ver mi vida en Baires desde otro punto de vista. Empecé a ver todo lo bueno que me pasó allá, cosas que estando ahi no visualizaba. 

También empecé a hacer cosas que sabía que podía, pero no me animaba. Ese era el mantra que me acompañó en este año: ¡Hay que animarse!

Volví, volví a nacer, a vivir de nuevo, la vida me dio otra oportunidad. 

Volví a pintar y en este hermoso camino me encontré con la que hoy estoy estudiando y de la que estoy aprendiendo a conocerme artísticamente hablando: Flora Bowley.

Me sentí súper identificada con su pintura y su camino creativo. En el mes de Septiembre hice un curso online llamado "Letting go", que me sirvió de ayuda para liberarme d elo malo y dejar pasar lo bueno. En algún momento subiré el video en mi canal de Youtube con el proceso de lo que hice para este curso.

En realidad Flora es una continuación de lo que venía haciendo con Jeanne Carbonetti pero con otra técnica. Ambas son espirituales y experimentales, lo cual me encantó. Encontré ese lazo de conexión y me di cuenta de que tengo un camino hermoso para recorrer. 

En ese curso de Flora, se proponía contar y compartir nuestras experiencias como acto liberador, para soltar, para abrirse, para aceptar y para entender de forma más consciente qué es lo que nos está pasando, qué estamos haciendo... es por eso que estoy escribiendo estas etapas de mi vida. Necesitaba contarlas. Quizás ayude a otras personas y eso es lo que más me pone feliz. 

Conectar los puntos me ayuda a encontrarle un sentido a la vida. Porque las cosas no se dan por casualidad. Así es como empieza mi apertura al misterio y mi camino creativo. Emprendí este proyecto pictórico y creativo para crear y utilizar herramientas que me permitan caminar por esta vida de la mejor forma posible. Elegí vivir de forma consciente, de forma equilibrada y placentera. Descarto la opción de sufrir, ya he vivido muchos años amargada y es un sufrimiento sin sentido, pudiendo elegir otra opción. 

Así es que hoy, decido que mi vida continúe a través de la pintura, a través de la acción, del movimiento, de tomar las riendas y tomar las mejores decisiones para mi, escuchando en mi interior y dejándome guiar por mi intuición.

Para ello necesito confiar y creer en mi misma. En eso estamos. Puliendo. Vamos por más.

Gracias a todos por leerme, es muy importante para mi contar esto, soy una persona muy emocional y de alguna forma, tengo que dejar salir lo que siento. Gracias a Flora encontré la forma en la que me siento más cómoda comunicándome y expresándome: la pintura.

Y así seguiremos. En la próxima etapa les contaré el presente, el cómo siento y hago pintura. En cómo encontré la forma de refugiarme en el arte para salir fortalecida en cada situación de crisis que se me presente. Espero que a vosotros os ayude también. ¡¡Os animo a ponerlo en práctica!!





Creative Commons License
rE-poSOUND-o by ericatfresco is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 España License.
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.

Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida. - Parte III - Universidad de Palermo


En la foto recibiendo un premio por mi trabajo realizado para el programa de Asistentes Académicos - Pedaogía del Diseño y la Comunicación, de la mano de Mariángeles Pusineri, una de las docentes del Programa.


En mi etapa como estudiante de la Universidad de Palermo tuve la oportunidad de asistir a la profesora Julieta Selem, en la materia "Introducción al Lenguaje Visual". Gracias a ella conocí el programa de Asistente Académico en donde retomé mi vocación como profesora. (Yo en Galicia, en el año 2009 estudié el CAP - Certificado de Aptitud Pedagógica para poder optar a Oposiciones de Profesorado). 

Fue una muy linda experiencia y destaco de ello la forma de enseñanza basada en un enfoque constructivista. Rescatando de ello el "aprendizaje significativo" de Ausubel, el trabajo el grupo, el aprendizaje en colaboración y en cooperación. 


Vigotsky, del cual estudié y profundicé cómo la cultura y la sociedad en la que se desarrolla el aprendizaje influye en nuestro conocimiento. También destaco su defensa ante un aprendizaje guiado.

De Piaget, destaco su teoría de que el aprendizaje de cada individuo se desarrolla a su propio ritmo. También que apuesta por la manipulación de los objetos que nos rodean, transformándolos, encontrandoles un sentido, utilizando la experimentación para poder desarrollar unas diferencias lógicas y desarrollar nuevas estructuras y esquemas mentales.

Para Piaget, el aprendizaje se da en la medida en que se transforman las estructuras cognitivas de las personas que aprenden. Introdujo los conceptos de asimilación y acomodación. Para conocer más acerca de esto les recomiendo ver un video breve y conciso:

Conociendo a Vigotsky, Piaget, Ausubel y Novak

Empecé a creer en una enseñanza basada en el desarrollo de capacidades, en lugar de enseñar cosas.
Eso mismo aplico desde entonces en mis clases, talleres y workshops. Descubrí que lo más importante que puedo enseñar es aprender a aprender. Poniendo en práctica un método creativo de transformación de aquello que nos rodea, asimilamos conceptos de la realidad, ponemos en práctica nuestras aptitudes y capacidades a través de la experimentación y le damos un nuevo significado acorde con la forma que tenemos cada uno de nosotros de entender el mundo que nos rodea. Se da aqui un aprendizaje significativo cuando podemos darle una significación valiosa al poner en relación lo que ya sabemos con lo que aprendemos nuevo.

Empecé a creer también que al poder explicar mis conocimientos, también aprendo. Me doy cuenta de que entedí de forma consciente todo lo que he ido aprendiendo. Eso también lo utilizo con mis alumnos, trato de darles el espacio para que se expresen y expliquen a su manera lo que han aprendido en mis clases y si ha resultado significativo.

Con todo esto, comprendí que ser profesora no consiste en transmitirles información. Hoy por hoy la puden encontrar en cualquier parte gracias a Internet y las nuevas tecnologías. Hay acceso libre a la información de todo el mundo y en un solo click. Lo que debía transmitirles son inquietudes y preguntas y que ellos busquen las respuestas.



Así fue cómo empecé a poner en práctica una educación artística al servicio de la curiosidad, característica propia de un niño.

Tras poner esta idea en práctica descubrí que el ser curiosos hace que nos entusiasmemos más por saber o conocer cosas nuevas. Nos dan ganas de aprender a hacer o de saber más. Esto pone en marcha nuestro sistema productivo-creativo.

Sentimos ganas, nos sentimos vigrizados, como a los niños, nos pone contentos, felices, con esperanza para que todo se vuelva posible.

De esta manera, el entusiasmo hace que vuelva a nosotros la ilusión, el vivir con alegría, alineándonos con nuestros dones.

A través del arte, podemos trabajar ese aspecto, es movilizador y puede ayudarnos a ver la vida con entusiasmo, alegría, puede devolvernos la ilusión. Esto lo vi en el taller con los chicos en Alarte y pude implementarlo en los grupos que asistía en la Universidad de Palermo, a los que había que ayudarles a escatar esa ilusión, ese entusiasmo por aprender algo nuevo, a no verlo como una obligación. O al menos así lo veía yo. El primer año de carrera es difícil porque sentimos que tnemos que dejar de ser chicos y pensar y hacer como adultos. Y además, de forma seia, porque en la facultad ya no somos niños y debemos cuidar el lenguaje.

En mi opinión, eso no les estaba ayudando para nada. Estaban autobloqueando su creatividad. Así es que empecé a diseñar actividades basadas en el juego*. Esto les ayudaría a volver a conectarse con lo que somos, con nuestras capacidades y nuestros dones. Y a volvernos más curiosos, reflexivos y a tener consciencia de lo que estamos aprendiendo.

Logré ver resultados de cómo implementar actividades que fomenten el aprendizaje significativo ayudan a prender a aprender.

También pude ver cómo cada uno tiene su propio tiempo y ritmo de aprendizaje. Y aprendí que no ay que forzarlo, que hay que dejarle que le llegue su momento de aprenderlo si es que hoy no estaba preparado para recibirlo o instalarse.

Y por supuesto puedo ver en las caras de los chicos y adultos cómo el recuperar esa ilusión les hace felices por haber descubierto lo que pueden sacar de sí mismos. Ahí descubrí cómo la ilusión nos guía para iniciar el camino hacia un lugar distinto, nuevo y poco visitado, haciéndonos más valientes, más soñadores, más imaginativos, a través de la puesta en práctica de nuestras aptitudes, nos volvemos or ende, más creativos.

Así es como mi experiencia en la Universidad de Palermo fue todo un descubrimiento para mi, cambié mis estructuras viejas de pensamiento para adaptarlas al lugar en el que estaba viviendo, a la nueva sociedad y a las nuevas formas de pensamiento que estaba descubriendo.

Volví a recuperar la ilusión dando clases. Era algo que daba sentido a mi vida y que de a poco estaba descubriendo (y creyendo) que podía lograrlo.


*Está comprobado que las personas con espíritu lúdico envejecen más lentamente y no ven menguadas sus facultades intelectuales. Al contrario, el estímulo constante de la curiosidad les permite afrontar nuevos retos y reinventarse constantemente.
Según ha demostrado John Byers, experto en conducta animal, podemos decir que “la actividad lúdica nos ayuda a esculpir nuestro cerebro. Cuando jugamos, podemos probar experiencias nuevas sin poner en riesgo nuestro bienestar físico o emocional. Estamos a salvo precisamente porque estamos jugando. (…) Al jugar, imaginamos y experimentamos situaciones totalmente distintas y aprendemos de ellas. Podemos crear unas posibilidades que antes no existían. Establecemos nuevas conexiones cognitivas en nuestra vida cotidiana, aprendemos valiosas lecciones y habilidades sin poner nuestra vida en peligro”.






Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.

Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida. - Parte II - Alarte Espacio Creativo





¡Buen Día! Ya se están aproximando los días de calorcete, ¡qué bueno! Hace dos años, por estas fechas, estaba trabajando en un espacio de Arte, dando talleres de arte creativo a chicos desde 4 años en adelante. Encontré de casualidad la página web de Alarte en Internet y decidí llevarle mi Cv directamente para seguir buscando mi camino como profesora de Arte. Poco después, empecé con un grupo de 10 chicos de entre 4 y 7 años. Fue todo un desafío para mí, el primer taller de chicos que daba en Argentina, con otra mentalidad, otras formas de ver, de hacer, en donde no se hacían "manualidades" para chicos, sino que se trataba de ir más allá de reflexionar acerca de lo que estaban haciendo, se trataba de crear, de accionar el dispositivo "mente", de poner en práctica nuestras ideas, de tener experiencias enriquecedoras con otros chicos, con nosotros mismos, ver qué somos capaeces de hacer, tomando nuestras propias decisiones. 

Fue entonces cuando tuve que pensar en otra forma de llevar la clase, otros planteamientos de las actividades, otras actividades totalmente diferentes... un reto que con ayuda de la dueña del taller, Silvina, que me dio unas premisas y consejos para empezar (ya que el grupo ya estaba en funcionamiento) y con abrir mi mente y observando a cada uno de los chicos atentamente, pude hacerme con herramientas varias para accionar el nuevo plan que tenía para ellos.

De todas, la herramienta fundamental fue la del Juego. Me di cuenta de que tenía que pensar como los chicos, me puse en su lugar y descubrí que su forma de explorar y conocer el mundo es jugando.
Así es que nos dispusimos a jugar la partida... y a dejar que sucedan las cosas. Nos dedicamos a construir los movimientos del juego, llegando a resultados inesperados, increíbles, ¡geniales!.




De pronto empecé a conocer bien a cada uno de los chicos y fui tratando de guiarlos, de ayudarlos a encontrar la respuesta a sus conflictos, viendo cómo de a poco iba reforzándose su autoconfianza, iban conociéndose más a sí mismos; viendo cómo de a poco iban aprendiendo cosas nuevas, se iban enriqueciedo con los trabajos de sus compañeros también, el trabajo en equipo... 

Y no sólo ellos, yo también crecí a la par que ellos, fui aprendiendo, indagando en formas de trabajar en equipo en formas de abordar los distintos conflictos que se generan en el taller, nuevas técnicas, nuevas formas de hacer, de crear, de entender... y volví a reconectarme con mi niña interior. Volví a jugar, jugamos a ser creativos... y nos convertimos en ello. 

Fue en ese preciso instante cuando me di cuenta de lo que significaba realmente el término "creativo".

Al mismo tiempo que estaba dando talleres en Alarte, estaba estudiando Diseño Gráfico en la Universidad de Palermo y una profesora me pidió que sea su asistente académico en la materia que ella daba: "Introducción al Lenguaje Visual". Estaba cursando Pedagogía del Diseño y la Comunicación y tenía que realizar unas prácticas, así que hice propuestas de actividades, una exposición oral de un tema elegido por mí y colaboraba en el aula a construir conceptos relacionados con la materia. En definitiva, estaba jugando a ser profesora.  Y eso mismo apliqué al taller. Me relajé, me descontracturé, jugué a ser profesora.. y a aprendí a creer en mí. En el momento en el que crees en ti, te conviertes en eso que deseas con tanta fuerza ser.



Los chicos de la universidad, estaban en primer año de carrera, y venían con una forma de estudiar o de hacer diferente de lo que la universidad propone. Así que se sentían bastante perdidos con eso. Mi propuesta para ellos, después de haberlos conocido un poco más, fue hacer actividades que supongan un juego. En el aula, tratar de utilizarla a modo de taller y dentro de este, llevar la clase como un juego. 

Esto hizo que captase su atención y que resultase más divertido. Se convierte entonces en una experiencia, en algo bastante más memorable que dictar una clase teórica. 

Muchos de las actividades que les proponía ya las había puesto en práctica antes con los chicos del taller de Alarte. Y por más que hubiese diferencia de edad, el resultado fue igualmente mágico. 

Con esas experiencias, se ha demostrado que no existe edad para jugar, no se es ni demasiado grande, ni demasiado pequeño, cada uno adapta el juego acorde a su personalidad, a sus inquietudes y necesidades. Y creo que la base de la creatividad está precisamente en ese punto.

En esta etapa me volví más creativa, me di cuenta de que ya lo era, pero necesitaba ponerla en práctica, dejarla ser. Y en todo eso, descubrí la magia que surge de ese crear. Tenía un don y con trabajo, intuición y acción, podía mejorarlo.Y por supuesto, con eso crecía mi amor por la pintura, el arte, y mis ganas de seguir por ese camino.

Les dejo algunas imágenes de las experiencias en esa etapa, ya cerrada, y doy gracias por todo lo que me ha pasado, todo lo que he aprendido, y por darme la oportunidad de descubrir mi yo más creativo. 

En el siguiente post hablaré un poco acerca de mi etapa como estudiante-asistente académico en la Universidad de Palermo, ¡hasta la próxima!












video


¿Te perdiste la primera parte? Te dejo el enlace aqui:

Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida. - Parte I - Bazei

Gracias por leerme!

Eri.

Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.

Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida. - Parte I - Bazei



¡Buen Día!

Les cuento que el mes de Septiembre ha sido muy especial para mi, ha sido como un renacer, una vuelta a la vida. No sé a vosotros, pero a mi me pasa que a fin de año, siempre se me baja la energía y llego a un estado de "no me dan ganas de hacer nada" y más aún cuando no se está contenta con lo que estamos viviendo o con lo que tenemos a nuestro alrededor. 

No creo que eso sea malo, simplemento sucede por alguna razón, para pararnos un ratito y reflexionar un poco acerca de lo que estamos haciendo, acerca del punto en el que estamos y hacia dónde queremos ir. 

Eso es, para conectar los puntos, los pasos que hemos dado, las acciones... encontrando ese punto en común que nos ayuda a descifrar el camino.

En Septiembre del año pasado me prometí a mi misma que trabajaría duro para encontrar mi camino, decidiría hacia donde quiero ir, descubriría qué es lo que me gusta para mi vida... y de a poco lo he ido haciendo... así que ahora la situación se merece una pausa para analizar lo que ha pasado.

El año 2016 no empezó muy bien, en realidad no pasó nada interesante, las cosas no me salían como quería y eso me frustraba porque cuanto más caminaba hacia mis objetivos, estos más se alejaban. Así que lo de cambiar mi vida y mejorarla, me parecía una utopía, vaya. (Galeano decía que las utopías sirven para eso, para caminar). 

Quizás era necesario pasar por eso para aprender, para descartar, para ver que no es eso lo que necesitaba o lo que realmente quería. Quien sabe...

En Agosto un nuevo amigo que entró a formar parte de mi vida (gracias!) me regaló un libro que me activó, me movilizó, me sacó de ese estado de resignación. Lo súper recomiendo, de Facundo Arena, "El camino de la creatividad", de Ediciones B. 

Como él mismo dice en el libro, no sirve de nada leerlo y que se quede todo ahí, se pudre. Hay que ponerlo en práctica y verás cómo de a poco, vas avanzando. Es un libro al que recurro varias veces, funciona como guía y como recordatorio cuando las cosas van mal, vuelves a entrar en ese estado y te reactiva. Cayó en el momento justo. Y me reactivó. Me animé a hacer cosas nuevas, cosas que jamás haría, me estoy animando de a poco a salir del estado de vergüenza de "mostrarme". Sí, me da miedo mostrarme en público, que me vean cómo trabajo, qué pienso o cómo resuelvo problemas. 
Sin embargo, me di cuenta de que cada vez que "me dejo ver", ayudo a otras personas a que se vean a sí mismas también. Me ayudo a mí misma a salir, a fluír, en definitiva... a ser, a existir, a vivir.

En el año 2012, llegué a Buenos Aires muy asustada y fascinada a la vez. Fue un cambio enorme en mi vida y, como todo cambio, es traumático. Para mi fue muy traumático. Lo pasé muy mal hasta que de a poco me fui adaptando. todavía hoy, me sigo adaptando. Pero eso fue por patrones heredados de pensamiento, una desde chica amuebla su cerebro pensando que jamás lo va a tener que cambiar, al igual que la casa, el trabajo, los amigos, la familia. Crecí en un momento en el que se buscaba la estabilidad de todo. Tanto, tanto... que nos convertimos en personas cerradas y sólidamente estructuradas. Tan sólidas hasta el punto que, si decidíamos cambiarlas o moverlas de lugar, se rompía toda la estructura y una se quedaba fracturada y dañada.  Así que, ese fue mi punto al inicio de esta aventura en Buenos Aires. 


Mi primera experiencia con el Arte acá lo tuve en Agosto del 2012, cuando armé mi propio taller en el lugar en donde trabajé, en Bazei, un bazar de piedras de India e Indumentaria. Un mundo repleto de color y destellos, tenía mucha energía el lugar. Ofrecí talleres de Bijou Artística, Dibujo y Pintura, en donde tuve la suerte de encontrarme con gente bella que me hizo ver mi don de ayudar a sacar lo mejor de las personas a través del arte. A todas ellas, gracias! 




Eso hizo que siguiera adelante en ese camino artístico y salieron varias propuestas hermosas, como la Feria Experiencia que se hizo ahi mismo, junto con otros artesanos que expusieron sus exquisiteces. Yo propuse hacer un cuadro colectivo, en colaboración, que todos pintemos y dejemos nuestra huella en él, dejándonos influenciar por la energía del lugar. Y quedó hermoso!! Qué luz! Qué colores! 
Fue toda una experiencia para mi. Ahí conocí a gente bella y conocí nuevas energías que emanan de gente que practicaba Yoga. ¿Yoga? Para mí eso era algo muy lejano, nunca había practicado y no tenía mucha idea de en qué consistía, pero era algo que me atraía y me fascinaba, como todo lo que tiene que ver con la energía. Sin embargo, quedó la cosa ahí pediente de revisión.  





Tras esa Experiencia, de a poco iba creyendo más en mí, en mi arte, gracias a mis alumnas también, verlas crecer a ellas me hizo crecer a mi también. Empecé a aplicar cambios en mi vida, a ver las cosas de otra forma, a pensar de forma positiva y a plasmarlo en un cuadro. La pintura para mí siempre fue mi lenguaje, a través de ella me expreso y comunico. 

Mariano, mi compañero de aventura, siempre me decía que debería hacer algo con lo negativo, transformarlo en positivo y hacer que enriquezca mi vida. En la vida real me costaba mucho hacerlo, así que comencé aplicándolo a mi arte. De ahí surge el cuadro A-Negativo:



Lo fui construyendo de a poco, me llevó mucho tiempo, le dejé ser a su ritmo, no tenía prisa en terminarlo,sólo quería disfrutarlo, verlo crecer de a poco. Con todo aquello que daba por descartado, fui reutilizándolo y dándole una nueva vida. Así fue como se armó este cuadro, como un rompecabezas, como una transfusión de sangre. Sangra renovada. Se titula A-negativo porque de mí misma partí, ese es mi grupo sanguíneo y de siempre fui muy negativa. Con lo cual, si quería cambiar, debía hacerlo desde lo más profundo de mi ser. Mi sangre, mi gasolina, era de por sí negativa, así que el acto simbólico de querer cambiar empezaba por ahí.

Dejando ir mi parte negativa para poder ver las cosas buenas que me estaba ofreciendo esta nueva ciudad. Gracias a Bea, Juan y Luz por darme un espacio para realizar mi sueño, mi primer taller en Buenos Aires. 



Terminada esa etapa en Bazei, comienza una totalmente diferente, de trabajar con adultos pasé a dar talleres de arte creativo para chicos en Alarte Espacio Creativo. De esta etapa os hablaré en el siguiente post.

Seguir leyendo... Ir al siguiente post: Conectando los puntos... y encontrarle un sentido a la vida. - Parte II - Alarte Espacio Creativo

Gracias a todxs por leerme!!

Saludos, 

Eri  <3 nbsp="" p="">




Creative Commons License
Permissions beyond the scope of this license may be available at http://www.ericatfresco.blogspot.com.